En las recientes sesiones del Parlamento el Vicepresidente cubano Miguel Díaz-Canel Bermúdez insistió una vez más en el tema de crear contenidos verdaderamente revolucionarios y poner el internet al servicio del pueblo para que crezcan los intercambios de este con las instituciones y se fomente la crítica. Sería bueno saber a cuáles contenidos se refiere el futuro presidente y si lo de la crítica es lo de siempre, lo cierto es que, comenzando por las instancias gubernamentales, en Cuba no existe cultura en este aspecto, los funcionarios cuando se sienten criticados sólo piensan en tomar venganza de una u otra manera e incluso el que todavía no ha sido objeto de crítica ve en ese reportero, un enemigo y no uno que cumple con su trabajo.

Lo cierto es que el pasado martes 18 de julio fue un día con ciertas dosis de historicidad en la televisión nacional, en esa jornada la prensa nacional recibió en el aeropuerto nacional José Martí al equipo de boxeo que perdió su enfrentamiento por la corona de la Serie Mundial de Boxeo con los Astaná Arlans, por cierto, el entrenador principal dijo que el cambio de última hora del peso pesado Yoandy Toirac por José Ángel Larduet fue una decisión de la máxima dirección, imaginamos que se refiriera a Alberto Puig de la Barca, el Comisionado Nacional, como se sabe, este cambio resultó un fracaso e incidió en la derrota de los nacionales. Celebramos la realización de este trabajo pues tenemos que acabar de comprender que un subcampeonato mundial, en cualquier categoría, es también un resultado de privilegio.

Qué bueno además que le dieran la posibilidad de expresarse al jefe de los entrenadores del llamado “buque insignia” del deporte cubano pues los extremistas aparecen enseguida cuando no se cumplen los pronósticos, e incluso cuando se cumplen como sucedió con el equipo de Béisbol que nos representó en el Clásico Mundial que todavía no sabemos si llegaron a pie o a nado desde Japón. Dicho sea de paso, lo histórico que les mencionaba tiene que ver también porque ese día 18 de julio volvió a aparecer en la televisión nacional el manager Carlos Martí, condenado al ostracismo a pesar de cumplir con el pase a la segunda ronda de la principal competencia del deporte de las bolas y los strikes en el planeta, sólo por caer en el último juego catorce por una ante Holanda.

Entre estas cuitas y tribulaciones nos movemos los cubanos, claro que hay muchas más pero no quiero hacer de estos trabajos un largo listado de desencuentros; Uds., nuestros compañeros de viaje en esta aventura digital, aprovechen y sean felices, pásenla bien con su familia que ahora los blogueros del Pan Despierto vamos a estar un mes de vacaciones en este tórrido agosto que se avecina, regresaremos en septiembre con las pilas bien cargadas.